viernes, 28 de octubre de 2011

CoNsEcUeNcÍa.



  Aunque no cocines muchos alimentos fritos en aceite, cuando lo haces, normalmente tiras el aceite usado en la pileta de la cocina o en algún otro resumidero, ¿verdad?

Ese es uno de los mayores errores que podemos cometer: ¡¡¡UN LITRO DE ACEITE CONTAMINA CERCA DE UN MILLON DE LITROS DE AGUA!!! Cantidad suficiente para el consumo de agua de una persona durante 14 años.

Por otro lado muchos como yo, acabamos así, como en la foto.

   ¿Por qué lo hacemos? Simplemente porque no hay nadie que nos explique cómo hacerlo en forma adecuada.

Lo mejor que podemos hacer es:  


1.- Esperar, a que el aceite usado se enfríe;

2.- Colocar el aceite de desperdicio enfriado en una botella de plástico (como las Coca Cola, suavizante, etc.);

3.- Cerrarla y colocarla luego en la basura de reciclar plásticos, o bien hay muchos sitios habilitados para depositarla (talleres mecánicos)

Hazlo por tí, por mí, por todos.

Gracias.

domingo, 23 de octubre de 2011

domingo, 9 de octubre de 2011

LA ALPUJARRA: algo más que un lugar.


Se trata de una tierra abrupta, de un paisaje herido de hondos valles de laderas verdes, cientos de barrancos de todos los tonos del ocre mezclados con el brillo grisáceo de las launeras.
Pueblos colgados de las montañas, como cascadas de un blanco monocorde que deslumbran a pleno sol y se ruborizan con la luz oxidada del ocaso. Caminos atormentados que serpentean entre, romeros, tomillos y abulagas, encinas y almendros, higueras y olivos. Un silencio acogedor, salpicado por trinos de pájaros, cantos de cigarras, rumor de acequias y susurros de viento en las retamas.
Dicen que es una tierra misteriosa o, al menos, capaz de estimular la curiosidad de quien busca el misterio.
También es una tierra que enamora, en mi memoria está Torvizcón, Notáez, Almegigar, Timar, Pitres y otros muchos que viven para siempre en mi recuerdo.

domingo, 2 de octubre de 2011

CONTEMPLACION



El silencio en que caemos anto lo bello es un profundo esperar, un querer oír las más finas y lejanas tonalidades; nos conducimos como una persona que fuera todo oídos y ojos; la belleza tiene algo por decirnos, por eso guardamos silencio y no pensamos en lo que en otra ocasión pensaríamos. Por consiguiente, nuestro silencio, nuestra expectación, nuestra paciencia, es una preparación y nada más. Esto es lo que sucede en toda "contemplación".


Ecce homo. F.N.