sábado, 28 de marzo de 2009

Dadés, el Valle de las mil Kasbahs









La belleza de la soledad, de la inmensidad, de la aventura....
Así se puede definir este territorio marroquí, donde el hombre aprovechando las cicatrices de un terreno inhóspito ha creado majestuosas fortificaciones de color arena. Pueblos de pastores, de gentes humildes que cultivan su vida al amparo de este valle donde se llega al fin del mundo.

1 comentario:

  1. las fotos son increiblemente bellas.
    congratulations

    ResponderEliminar

por favor deja tu comentario, se agradece