domingo, 15 de marzo de 2015

Pasados



· Rodeados de vida, de voces, de sonidos nuevos, los lugares abandonados en el corazón de nuestras ciudades remedan cajas de silencio y de decadente tranquilidad. Irónicamente la paz más absoluta se ha apoderado de ellos y ese sordo apaciguamiento recrea en nuestra imaginación la falsa eternidad de aquellas cosas que parecen quedar al margen del tiempo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

por favor deja tu comentario, se agradece